Cabecera1

*Este: Las Parroquias urbanas San José y Miguel Peña del municipio  Valencia por el río Guataparo, continua el embalse del mismo nombre  y fluye el  agua hacia abajo pasando por Vaquera el Cují, hasta su confluencia con el Paito, más  abajo hasta encontrar la quebrada Pira Pira y de aquí surca por la cumbre de los cerros que demoran al margen izquierdo de dicha quebrada hasta encontrar la fila de los Aguacates al oeste del Yagual y la Parroquia no urbana del municipio Valencia. Desde el cerro Queipa por la fila de los Aguacates hasta el Caruto y la cumbre donde nace el río Paya.

*Oeste: El municipio Bejuma por la fila del Aguacatal y la Aguada por el cerro el Tigre para seguir por una línea que atraviesa la carretera Valencia -  Bejuma en la Agüita de Dios, siguiendo Camburito hasta el río Chirgua, siguiendo el curso de las aguas hasta su desagüe en el embalse de Cachinche.

Una distancia de 12 Kilómetros separa al Municipio Libertador de Valencia, pero dada la potencialidad de la zona, muy pronto quedarán integrados ambos Municipios como área metropolitana. Por el momento el trecho es un paseo que se cubre en 10 minutos a través de la autopista regional del centro. Otras carreteras nacionales como la vía a occidente y la que conduce a los llanos por el estado Cojedes, comunica al Municipio con Valencia y el resto del país.

El Municipio Libertador cuenta con importantes reservas de agua dulce, en su seno se construyó la represa Pao-Cachinche que abastece de agua a importantes comunidades de la región, tanto para riego como para consumo, satisfaciendo la demanda de poblaciones vecinas de los estados Aragua y Cojedes.

La represa Pao-Cachinche, la surten,  además, los ríos El Torito, Guataparo y Tocuyito. En el Municipio hay pequeñas lagunas, regentadas con piscicultores de la zona que mantienen su potencial con las nacientes; ojos o venas de agua de morichales o manglares.

Música

La música típica de esta parroquia es un joropo peculiar, porque a los conocidos instrumentos del joropo llanero: maracas, cuatro, charrasca y más recientemente arpa, se añadía el violín, conocido como Joropo Carabobeño que tiene sus orígenes en Campo de Carabobo.

Idiosincrasia

El don de la gente libertadorense se comprueba entonces, época en que prevalecía un solidario sistema de trabajo entre los campesinos, llamado “mano vuelta”, consistía  en que los vecinos se ayudaran mutuamente en sus cosechas. No obstante puede decirse que es un pueblo de guerreros, porque en su territorio se escenificaron varias batallas independentistas y luego algunas revoluciones.

Costumbres

Se acostumbraba a organizar parrandas, luego de la recolección de la cosecha de los conucos, a las que acudían todos los que de alguna forma habían colaborado en ese trabajo de agricultura. Eran vistosas fiestas al aire libre con la particularidad, tal vez nunca vista, de que la pista de baile se armaba colocando mucha paja en el suelo, sobre la cual se disponían coletos prensados que luego, se untaban con espelma de vela para que las parejas resbalaran mejor al ritmo de los acordes musicales de la orquesta que amenizaba la velada.
Los libertadorense acostumbraban a reunirse en lugares públicos, como la plaza del pueblo, ciertas esquinas típicas entre las que se cuentan la de Pan de Horno y la del encuentro y las pulperías ó bodegas.